Historia

La actual Denominación de Iglesias Evangélicas del Caribe AIEC, fue fundada en el año 1937 por los esposos Enrique y Susana Strachan, misioneros europeos quienes también fundaron y dirigieron la Misión Latinoamericana de Miami. La historia de la AIEC se ha dividido en cinco épocas distintas, resumidas así:

1. De la época de la Siembra de la Palabra (1937 – 1945).

En este periodo se dio inicio a la obra en las principales ciudades del antiguo departamento de Bolívar, como eran: Sincelejo, Montería, Cartagena y Magangué. La siembra fue realizada por misioneros y misioneras de distintas nacionalidades.

2. De la época de Organización y Consolidación (1945 – 1958).

En 1945 se organiza la obra, y se adopta el nombre inicial de Asociación de Iglesias Evangélicas de Bolívar y se aprueban los primeros estatutos de la Asociación. En 1953 se cambia el nombre de Bolívar por Caribe, quedando entonces Asociación de Iglesias Evangélicas del Caribe (AIEC).

3. De la época del Primer Avivamiento (1958 – 1975).

Es el tiempo durante el cual se dio un mover del poder de Dios manifestado en señales, prodigios, milagros y un crecimiento extraordinario en la naciente AIEC. También hubo cambio en el liderazgo, liturgia y doctrina. Por otra parte en 1962 se obtiene la personería jurídica civil 1785 de la Gobernación de Bolívar.

4. De la época de Reorganización (1975 – 2000).

Es una época de reformas en los estatutos y entra en vigencia un nuevo reglamento interno. Se producen cambios significativos en la estructura administrativa. Se obtiene la personería jurídica especial 595 del 8 abril de 1997, y recibimos el nombre por parte del ministerio de interior y de justicia de Denominación Eclesiástica; y se conservó el nombre de Iglesias Evangélicas del Caribe y se cambió la sigla por el nombre propio de AIEC, quedando definitivamente como Denominación Iglesias Evangélicas del Caribe AIEC.

5. De la época del Avivamiento Integral. (2001 …).

Esta época inició con una convocatoria de todo el liderazgo representativo de la AIEC, que se conoció como “Consulta de Tolú” en Agosto de 2001. En esta consulta se propusieron realizar cambios fundamentales en la estructura, la visión y la misión de la AIEC.

Estos cambios se fueron realizando dejando como resultado una nueva definición de avivamiento, que se ha evidenciado en la presencia manifiesta de Dios en: Crecimiento numérico, ampliación y construcción de nuevos templos, economías solidas de las iglesias, mayor estudio y responsabilidad con la Palabra, renovación de nuestros pastores, un liderazgo creciente y mayor impacto social en las comunidades, manifestación del poder de Dios con señales milagrosas.